Amor y Sexualidad

Somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos.

Definir sexualidad y salud sexual es bastante complejo, ya que las posibles definiciones están condicionadas por distintas variables como puede ser: 

  • el contexto (histórico, social y cultural),
  • los roles de género,
  • las biografías personales,
  • los condicionantes biológicos, etc.

Todo lo relacionado con nuestra parte psicológica, nuestra personalidad, el siempre importante concepto de autoestima, el autoconocimiento, las emociones, etc., también forman parte del concepto de sexualidad (y tienen la misma necesidad de ser cuidadas y educadas que la parte biológica o física); así como la social (relaciones sociales, con los amigos, los padres, profesores, con la chica o chico que nos atrae, etc.).

Es muy importante dejar claro que no existen diferentes sexualidades, es decir que no hay una sexualidad específica para los niños/niñas, los adultos/adultas o de las personas con discapacidad; sino que la sexualidad es una sola: la sexualidad humana, la cual se manifiesta de diversas maneras según las etapas de nuestra vida.

Por lo tanto, podemos concluir que todos y todas somos seres sexuados y en consecuencia, ésta forma parte integrante a lo largo de la vida. Somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos.

En un escenario complejo y caracterizado por el constante cambio, podemos considerar este taller como una labor de facilitación de espacios relacionales de buen trato, participativos, interculturales y lúdicos en los que los y las participantes se planteen, de una manera original y positiva, cuestiones que tienen que ver con su sexualidad.

Inteligencia Sexual

Sheree Conrad y Michael Milburn realizaron el Proyecto de Investigación de Inteligencia Sexual con el objetivo de averiguar qué es lo que marca la diferencia entre una vida sexual sin conflictos, satisfactoria y plena y una vida sexual decepcionante o incluso destructiva. ¿Qué es lo que hacen las personas que tienen una vida sexual feliz? ¿Qué actitudes y prácticas las diferencian de las personas que se sienten frustradas o decepcionadas una y otra vez?, vamos… ¿qué significa ser sexualmente inteligente?

Según estos autores, la dimensión erótica de cada persona está determinada por su coeficiente de inteligencia sexual que constituye una parte de nuestra capacidad intelectual, tan importante como la inteligencia emocional.

El buen amante no nace, se hace. Cada uno de nosotros puede desarrollar su inteligencia sexual, la podemos aprender y mejorar, explorando nuestros deseos y necesidades sexuales.

Aunque encontremos unos rasgos comunes en personas que son sexualmente inteligentes, no olvidemos que cada uno vive su sexualidad de una forma única y exclusiva, que no todos tenemos las mismas preferencias, deseos ni necesidades y a cada cual le hace sentirse sexualmente bien cosas diferentes.

La inteligencia en todas las áreas tiene que ver principalmente con ser más conscientes y conocedores de nosotros mismos, de ser responsables de la vida que llevamos y las acciones que emprendemos para lograr nuestros objetivos, de hacernos cargo de nuestra vida en el ámbito que nos propongamos, ya sea  sexual, emocional, espiritual, laboral o familiar.

giphy-downsized-large-0

Una persona con una buena inteligencia sexual:

  • No tiene prejuicios, miedos, tabúes, falsas creencias, ni pudor hacia la sexualidad, rompiendo también con los estereotipos establecidos.
  • Disfruta abiertamente de su sexualidad sin sentirse culpable, siendo sexualmente activo, reafirmándose como ser sexual y como parte de su personalidad.
  • Conoce bien su cuerpo y qué le resulta placentero. Conoce sus deseos, sus sentimientos y sus fantasías, y no teme expresarlos.
  • Tiene encuentros sexuales satisfactorios y se preocupa por la satisfacción y bienestar de su pareja sexual.
    Habla abiertamente de cualquier tema sobre sexualidad.

Sexuarte

Es necesario plantear en un contexto educativo  el desarrollo afectivo y sexual de cada individuo, ya que es algo que comienza con nuestro nacimiento y se prolonga hasta el último de nuestros días. 

Podemos considerar los talleres de educación sexual con arte como una labor de facilitación de espacios en los que  se plantee, de una manera original y positiva, cuestiones que tienen que ver con su sexualidad. 

Como decía el dramaturgo y poeta alemán B. Brecht “El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo con el que darle forma”

Esta apuesta supone dirigir nuestros esfuerzos a animar el sentimiento de protagonismo a la hora de descubrir y planear de manera creativa el descubrimiento sexual, las relaciones con el medio y con las personas que le rodean.

pablo-picasso-figures-on-a-beach

Imparte

meditación-mindfulness el patiodemicasa.org 2018

Beatriz Aroca

Psicóloga- Género- Discapacidad- Yoga- Terapias artísticas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies