Cuentoterapia

La educación emocional a través del cuento

Siempre han existido cuentos para adultos, y siempre los adultos han escuchado cuentos. Los cuentos nos conectan con nuestro niño simbólico, nos hacen darnos cuenta de nuestra posición en el mundo y de cómo atravesamos nuestros propios conflictos y dificultades (lucha por la propia identidad, superación de miedos, celos, poder, sexualidad, relaciones familiares, envejecimiento y muerte, etc.), aportándonos siempre una luz para continuar nuestro camino. 

Esto ocurre, porque a lo largo del transcurso del cuento, se plantean una serie de nudos o situaciones problemáticas en las que el protagonista (con el que la persona se identifica, dándose un proceso de modelaje), a través de una serie de acciones y transformaciones, terminará por solucionarlas y dejándonos un mensaje claro: el bien triunfa sobre el mal.

Todos nos podemos identificar con uno de estos personajes de cuento infantil si analizamos nuestros problemas emocionales. Es sencillo interiorizar sus valores, su simbolismo, y sentir que ese protagonista de una historia fantástica que nos devuelve a la infancia se asemeja mucho a nuestra versión adulta. 

Es un poder sanador que poseen las fábulas que nos contaban de niños y que la psicología ha convertido en terapia para tratar el alma herida de mayores y pequeños. 

 

Los cuentos aparecen como un vehículo de crecimiento personal y autoconocimiento que nos ayudan a ser nosotros mismos, ya que a través del cuento se reflejan distintos aspectos del ser humano.

Los cuentos favorecen una reflexión y registro de emociones fundamentales y conflictos humanos, que nos ayudan a conocer tanto nuestra parte más racional, como la parte más emocional e instintiva.

En palabras de la autora Isabela Herranz:

 “El campo de transformación personal que poseen los cuentos no ha perdido vigencia, niños y mayores pueden aprovecharse de sus valiosos mensajes para crecer y despertar a la conciencia de sí mismos.”

Partiendo de esta base, esta propuesta de taller, camina de la mano de los cuentos, usando estos como vehículo para introducir las diferentes propuestas de trabajo, encaminadas a una toma de conciencia personal guiadas siempre hacia la alegría y el bienestar emocional.

Los cuentos aportan una serie de símbolos que se analizan y cada uno tiene un significado que infiere al cuento un sentido general. Son un regalo de nuestros antepasados. Un tesoro escondido, y cada cuento es un mapa de cómo llegar a estos tesoros. 

Necesitamos mapas de conocimiento que nos den las pistas de cómo conocernos, de cómo curarnos, de cómo vivir felices y continuar nuestro camino.

Imparte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies